Estadísticas del Libro Amarillo 2018

Introducción

El CEMLA publica estadísticas sobre pagos e infraestructuras del mercado financiero (IMF) pertenecientes a los bancos centrales miembros del Grupo de Trabajo sobre Asuntos de Sistemas de Pago para América Latina y el Caribe (GTSP-ALC). Este conjunto de estadísticas comparativas y de país, conocidas como las Estadísticas del Libro Amarillo, son compiladas anualmente y actualizadas continuamente.

 

América Latina y el Caribe, hacia un mundo sin efectivo*

Lo más destacado:

  • El efectivo sigue siendo el método de pago preferido en la mayoría de las jurisdicciones, pero los instrumentos de pago digitales continúan ganando espacio.

  • La tarjeta es el instrumento de pago más utilizado, especialmente para pagos pequeños.

  • Solo unos pocos bancos centrales tienen información disponible sobre esquemas de dinero electrónico, a pesar de su creciente presencia en toda la región.

Las tecnologías financieras, los nuevos proveedores de servicios y una modernización incesante de los sistemas de pago de la región caracterizan el contexto de América Latina y el Caribe hacia un mundo sin efectivo. No obstante, el ritmo de cambio sigue siendo relativamente modesto y la digitalización de todos los pagos en la economía aún está por ocurrir. Las tarjetas de pago son el instrumento de pago más utilizado, mientras que el número de puntos de acceso también se está expandiendo, especialmente las terminales POS.

Esto refleja un estado de cambio para el cual, los pagos que generalmente se hacen con efectivo se están volviendo digitales. Las tarjetas de pago están reemplazando al efectivo en transacciones de menor valor, y las transferencias de crédito están haciendo desaparecer los cheques y también son un instrumento útil para pagos superiores a USD300. Los pagos inmediatos al menudeo, disponibles en los sistemas LBTR manejados por los bancos centrales, son un cambio de juego a este respecto. Hay más de diez jurisdicciones en donde este esquema de pagos ya está en funcionamiento o próximo a ser implementado. Esto hace que los pagos minoristas sean cada vez más convenientes, instantáneos y económicos. Una vez más, la innovación es un motor importante que influirá en los próximos años, posiblemente resultando en una nueva transformación del ecosistema de pagos.

 

Pero mientras los cheques tienden a desaparecer, el efectivo permanece en el bolsillo de las personas. La tenencia de efectivo en la población de América Latina y el Caribe es muy distinta en cada país; en algunos países del Caribe y también en Ecuador, el efectivo en posesión del público duplica el promedio regional (USD495), mientras que en aproximadamente el 30% de los países de la región el efectivo promedio per cápita está por debajo de USD300 al año. Curiosamente, los billetes de gran denominación continúan aumentando en toda la región, lo que refleja su uso como unidad de valor, mecanismo alternativo a mantenerlo en cuentas bancarias.

Desde otra perspectiva, el efectivo sigue dominando los medios de pago en relación al PIB, con una proporción creciente pero estable del 7%. Los instrumentos de pago sin efectivo crecieron entre 2013 y 2016, pero presentaron un estancamiento hacia el 3% del PIB, después de ese año.

No obstante lo anterior, el efectivo como medio de pago registra una caída significativa en comparación con las transacciones de pago con tarjeta. Esto se explica principalmente por el creciente valor de los pagos realizados con tarjetas de débito y, especialmente, con tarjetas de crédito, así como una cantidad constante de efectivo en el bolsillo de la población (en promedio). Además, los billetes de pequeña denominación reducen su presencia año tras año; En algunos países de América Latina y el Caribe, las denominaciones más pequeñas ahora representan menos de la mitad de lo que sumaron hace cinco años.

 

Con miras a convertirse en sociedades sin efectivo, los países de América Latina y el Caribe también registran un número creciente de tarjetas y los puntos de aceptación disponibles. Esto podría conducir a una situación en la que el efectivo se está reemplazando por otros instrumentos de pago. Las terminales punto de venta y la cantidad de tarjetas de pago aumentaron entre 2013 y 2018. En promedio, hay 0.92 tarjetas de débito por habitante en la región, y solo 0.12 tarjetas de dinero electrónico. En el Caribe, el promedio es más alto y en países como Curazao y San Martín y Trinidad y Tobago hay alrededor de dos tarjetas por habitante.

 

Como es de esperarse, el uso de la tarjeta varía significativamente de un país a otro. El valor promedio de la transacción con tarjeta de pago en Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Guatemala y Paraguay está por debajo de USD40, mientras que en Colombia y Ecuador el promedio se mueve entre USD50 y USD60.

Las transacciones alrededor de USD30 y USD60 parecen ser un rango para transacciones diarias que solían hacerse en efectivo. Este efecto de dejar de usar efectivo por tarjeta para un número creciente de pagos pequeños puede explicarse por una infraestructura de POS más grande y más conveniente.

Con respecto a las terminales POS, las cifras varían ampliamente en la región. En promedio, hay cerca de 18 terminales por cada 1,000 habitantes, pero países como Bolivia y El Salvador se manejan con menos de 5 terminales en promedio. A pesar de la gran cantidad de terminales y tarjetas POS, las personas aún usan estos instrumentos y canales de pago para cobrar.

Por otro lado, de 2013 a 2018, el valor promedio de retiro de efectivo en ATM aumentó en un 60%, en términos reales1. Este no debería ser el caso para un mundo sin efectivo hacia el futuro.

La expansión de pagos basados en teléfonos móviles es un aspecto clave para continuar monitoreando, para determinar cómo canales de acceso alternativos promueven un menor uso del efectivo. Por ejemplo, en países donde los esquemas de dinero electrónico ya están presentes, los pagos móviles deberían tender a crecer entre la población sin cuentas bancarias, bajo ciertas condiciones de aceptación. Además, las terminales POS están teniendo una reforma importante con el aprovechamiento de tecnologías móviles y "contactless" a nivel internacional; sin embargo, su presencia aún es baja en toda la región. Invertir en tales tecnologías podría ayudar a profundizar el uso de tarjetas de pago en los próximos años.

Para concluir, los pagos continuarán cambiando a medida que lo haga la innovación tecnológica2. Las monedas digitales de banco central, los esquemas de pagos rápidos, entre otros desarrollos, influirán en el futuro de los pagos, tarde o temprano. El apetito por tal modernización se explica por una sociedad que se está moviendo hacia lo digital, y en el caso de los pagos, este cambio debe ser sustentado por la industria, incluyendo a los bancos centrales.

Las Estadísticas del Libro Amarillo son una herramienta útil para comprender la rápida transformación de los pagos y las infraestructuras de mercado en América Latina y el Caribe. Está nota fue preparada para reflejar los usos potenciales de las Estadísticas.

 

 

* Esta nota fue preparada por Raúl Morales Reséndiz, Gerente de Infraestructuras Financieras y Mercados, con la colaboración de Gerardo Gage y Laura Sanchez. Se agradecen los comentarios de Serafín Martínez Jaramillo, Asesor de la Dirección General, todos funcionarios del CEMLA.
1/ Valores ajustados por inflación.
2/ Bech, M. et. al. Shaping the Future of Payments. CPMI Red Book Statistics. BIS. Noviembre de 2019.

 

 

Análisis

Las tablas país presentan datos anuales sobre el uso de instrumentos de pago y actividad sobre sistemas de pago e infraestructuras de mercado para los países miembros del GTSP-ALC.

Las tablas país comprenden tres áreas principales del ecosistema de pagos e infraestructura financiera:

  • Estadísticas generales sobre factores macroeconómicos, que son útiles para relacionar el tamaño de las infraestructuras de pago y de mercado del país con el tamaño de su actividad económica. Esta área incluye cifras sobre efectivo en circulación, reservas mantenidas por bancos en el banco central, entre otras cifras;

  • Funcionamiento general de los pagos minoristas, incluye detalles de los proveedores de servicios de pago, los instrumentos de pago disponibles para individuos, empresas y gobiernos, las terminales físicas disponibles (puntos de acceso) y el uso de dichos instrumentos y puntos de acceso; y

  • Detalles de las infraestructuras del mercado financiero (IMF), incluida la participación y las actividades en los sistemas de pago mayorista, los depósitos centrales de valores y otras infraestructuras relevantes.

Se invita a los usuarios de las Estadísticas a consultar las notas a pie de página incluidas en cada tabla para un mejor uso e interpretación de las cifras reportadas.

Las Estadísticas se actualizan mediante datos presentados por los bancos centrales miembros del GTSP-ALC y se publican una vez al año.

Tablas País

Las tablas comparativas son un conjunto de indicadores que presentan datos clave de las Tablas País, de todos los bancos centrales miembros del GTSP-ALC.

Son una herramienta útil sobre información cuantitativa y cualitativa del ecosistema de pagos e infraestructura financiera, a nivel regional. Algunos de los indicadores presentados en las tablas comparativas comprenden esquemas de tarjetas de pago, sistemas de pago minorista y mayorista, depósitos centrales de valores y otras infraestructuras del mercado financiero.

Las tablas comparativas son preparadas por CEMLA y se actualizan y publican junto con las Tablas País una vez al año.

Tablas Comparativas

Las Estadísticas del Libro Amarillo se complementan con una metodología destinada a proporcionar a los usuarios y a los bancos centrales descripciones de las Tablas País. Está metodología facilita la compilación de datos del país de manera consistente y comparable.

La metodología también comprende términos que se usan frecuentemente en las tablas con el objetivo de facilitar la recopilación de datos y ayudar a la interpretación del contenido de las tablas. Para cada tabla, la metodología se incluye una nota introductoria y la descripción de elementos  que componen dichas tablas.

Metodología