Facebook Twitter LinkedIn
4 de septiembre de 2018

Taller sobre gestión de riesgos y vigilancia de sistemas de pago

El CEMLA y el Banco Central de Bolivia organizaron el Taller sobre Gestión de Riesgos y Supervisión de los Sistemas de Pago en La Paz, del 27 al 29 de agosto de 2018.

El Taller contó con la participación de profesionales de alto nivel de 16 instituciones, entre bancos centrales de América Latina y el Caribe y autoridades financieras nacionales e internacionales, que intercambiaron su experiencia en el desarrollo, seguimiento y política de los sistemas de pago de políticas e infraestructura del mercado, que es en general lo que comprende la vigilancia de las infraestructuras del mercado financiero.

La agenda del Taller comprendió cuestiones institucionales, operacionales y de política de la función de vigilancia de pagos en los bancos centrales.

En cuestión institucional, las discusiones se centraron en una mejor comprensión del gobierno corporativo y las cuestiones regulatorios que son relevantes para implementar y desarrollar de manera efectiva las actividades de vigilancia dentro de los bancos centrales. Un aspecto clave que se subrayó es que, dado el mandato de los bancos centrales de promover el buen funcionamiento de los pagos y las infraestructuras del mercado, resulta de extrema importancia crear capacidades y contar con recursos apropiados para vigilar las actividades y desarrollos en dichas infraestructuras financieras. Se encontró que contar con facultades regulatorias es un pilar fundamental para permitir a los equipos de vigilancia inducir el funcionamiento adecuado y la mejora continua de los participantes y las plataformas del ecosistema de pagos. Y aunque los arreglos organizativos y regulatorios son indispensables para la vigilancia, también se halló que es importante tener una estrategia prospectiva que incluya objetivos, desarrollo de políticas y autonomía operativa para que la vigilancia se convierta en un instrumento clave para el buen funcionamiento de los sistemas de pago, así como para la estabilidad financiera y monetaria.

Los aspectos operacionales para la vigilancia de pagos que se abordaron en el Taller se relacionan con el establecimiento de un marco de gestión de riesgos y herramientas cuantitativas para monitorear los riesgos financieros, de negocio y otros riesgos inherentes a sistemas de pago y a las infraestructuras de mercado. Se concluyó que debería haber un monitoreo financiero continuo, y que el personal de supervisión debería contar con recursos analíticos y técnicos para permitir un monitoreo oportuno, apropiado y completo; en particular se destacó que en la región se requiere avanzar en establecer un marco de recopilación y uso de información sobre las transacciones que ocurren a través de los distintos sistemas y plataformas de pago. Como resultado de esto, se destacó que los equipos de vigilancia deberían poder establecer, actualizar y liderar planes de interacción y colaboración con la industria, incluyendo marcos de información sólidos (datos y estadísticas) y un diálogo permanente (comités, consejos nacionales, grupos de trabajo, entre otros mecanismos de comunicación). Estos elementos serán concretamente útiles para alimentar el desarrollo de políticas y un monitoreo global del ecosistema de pagos, incluyendo esquemas y modelos de negocios innovadores.

El Taller dedicó un espacio a tratar temas de política relevantes para la vigilancia de sistemas de pago e infraestructuras de mercado en los bancos centrales de América Latina y el Caribe, particularmente la seguridad cibernética y las innovaciones digitales. Las implicaciones que resultaron más evidentes para la función de vigilancia implican: 1) un fortalecimiento del conocimiento existente del diseño de productos y esquemas de pago dada la creciente presencia de nuevas tecnologías, con el fin de identificar mejor qué y cómo las funciones de vigilancia deben ser adaptadas para asegurar el adecuado funcionamiento de la infraestructura e infraestructuras relacionadas, y 2) la necesidad de ajustar el marco de gestión de riesgos y la regulación para abordar los desafíos derivados de los riesgos cibernéticos y de las tecnologías financieras que han dado lugar a cambios importantes para el funcionamiento tradicional del mercado de pagos.

Las conclusiones principales del Taller se pueden resumir en lo siguiente:

  1. De cara al futuro, los bancos centrales de la región en el ejercicio de la vigilancia de los sistemas de pago y las infraestructuras de mercado deberían modernizar su política y estrategia de vigilancia para preservar el equilibrio de las consideraciones clave de seguridad, eficiencia y funcionamiento adecuado de dichas infraestructuras financieras, asumiendo nuevas responsabilidades derivadas de la aparición de nuevas tecnologías y sus consecuentes implicaciones.
  2. Los bancos centrales deberían mantener su capacidad técnica de vigilancia para dar seguimiento a los sistemas de pago e infraestructuras de mercado, teniendo en cuenta que pueden ser necesarias nuevas habilidades y enfoques para hacer frente a nuevos desafíos.
  3. En vista de un nuevo contexto financiero y un ecosistema de pagos, la vigilancia requiere, más que nunca, fomentar la cooperación con la industria y otros actores relevantes para compartir responsabilidades y crear conciencia sobre un panorama de pagos en evolución.

 

Loading